· 22 de abril de 2021Categorías: Vida saludable

La primavera es para muchos la mejor estación del año, y no es de extrañar, las temperaturas mejoran, el sol se deja ver y la vegetación florece. Pero como es conocido, la primavera trae distintos tipos de enfermedades. Alergias, conjuntivitis, infecciones gastrointestinales… son algunas de las patologías que se incrementan en esta época.

La varicela

Se trata de una infección causada por el virus varicela-zóster, es muy contagiosa y el 80 % de los casos se dan en edad preescolar y escolar. Su mayor incidencia se da entre enero y mayo y se transmite por vía aérea.

Su mayor periodo de contagiosidad es desde 48 horas antes de la aparición de la lesión en la piel, o exantema, hasta que todas las lesiones han formado costra (7-8 días), por lo que este será el periodo en el que el niño deberá mantenerse alejado de clases y de lugares muy concurridos.

El periodo de incubación es de 10 a 21 días y suele comenzar con fiebre, dolor de cabeza, malestar general o falta de apetito que preceden al exantema. La lesión cutánea suele comenzar por la cara y cuero cabelludo, extendiéndose al tronco (aunque suele respetar palmas y plantas).

Su tratamiento será paracetamol para la fiebre. Y actualmente se recomienda la vacunación sistemática de la población infantil entre los 12-18 meses y entre los 4-6 años de edad según el calendario vacunal de cada comunidad autónoma.

Enfermedades en niños en primavera

La escarlatina

La escarlatina es otra de las enfermedades exantemáticas que aumentan en primavera. La produce una bacteria llamada estreptococo y su máxima incidencia es en niños de 5 a 10 años.

También se transmite por vía aérea y su periodo de contagiosidad es de varias semanas sin tratamiento, y con tratamiento hasta 2 a 3 días tras iniciar el mismo.

El periodo de incubación son 2 a 4 días (mucho más corto que el de la varicela) y suele comenzar con una faringoamigdalitis, fiebre y afectación general. A las 24-48 horas aparecen las lesiones en la piel, que comienzan por el cuello y se extienden por tronco y extremidades, enrojeciéndose la piel.

Se trata con un antibiótico como penicilina o amoxicilina durante 10 días.

La quinta enfermedad

La quinta enfermedad, que recibe otros nombres como eritema infeccioso, megaloeritema y conocida por muchos padres como la enfermedad de la bofetada, se trata de una infección causada por un virus de la familia parvovirus.

Es más frecuente entre los 5 y 15 años, se transmite por vía aérea y es moderadamente contagiosa. La fiebre es baja o no existe.

Se contagia los 6 a 15 días posteriores a la infección y su periodo de incubación es de 4-28 días. Comienza con febrícula, dolor de cabeza y síntomas del tracto respiratorio superior, posteriormente aparece un enrojecimiento o eritema en ambas mejillas (como una “doble bofetada”) y en región glútea y extremidades, que empeora con el ejercicio, la exposición al sol, baños calientes y estrés, y se acompaña de picor.

Primavera y otras patologías que afectan a los niños

Como se explicaba anteriormente, la primavera trae consigo otras enfermedades que afectan igualmente a niños y adultos. Alergias, sobre todo la alergia al polen, conjuntivitis y rinitis, dolencias gastrointestinales o enfermedades de la piel causadas por el sol.

Además, es común, especialmente en los más pequeños la llamada astenia primaveral, cuyos síntomas varían mucho de unas personas a otras, pero tienen como factor común la debilidad generalizada desde el punto de vista físico y mental. Lo más frecuente es el cansancio, pero también se pueden sufrir alteraciones en el sueño, ansiedad, disminución del apetito, alteraciones en la concentración… Se resume en un tono vital bajo.

Por otra parte, el buen tiempo incita a los niños a querer pasar más tiempo en la calle y en el parque, lo que se ve traducido en un mayor número de golpes, heridas y traumatismos, que en muchos casos tienen que ser tratados por profesionales.

Comparte este Artículo, elige tu plataforma