· 7 de enero de 2022Categorías: Vida saludable

Cuántas veces nos habrán dicho en algún momento de vida que hay que tener un estilo de vida saludable. El problema con el que nos enfrentamos esta vez es al tiempo que creemos que no disponemos de los recursos suficientes para ello ya que, en la mayoría de ocasiones, nos excusamos con la frase típica “no tenemos tiempo”.

La vida saludable no es solo hacer deporte, que también, ya que, según los expertos, una de las definiciones del sedentarismo es la falta de actividad física regular. Tras la pandemia, este hecho se ha acrecentado, ya que cuando antes te obligabas a caminar para coger el transporte público o ir andando a la oficina, con el teletrabajo los esfuerzos diarios se han visto reducidos considerablemente ya que ingerimos la misma cantidad de calorías que como si fuésemos a la oficina, pero no las quemamos de la misma manera.

En este sentido, no podemos confundir sedentarismo con inactividad, ya que una persona inactiva es la que no alcanza las recomendaciones de actividad física; por ejemplo, una persona adulta que realice menos de 150 minutos (2 horas y 30 minutos) de actividad física moderada a la semana sería una persona inactiva, pero no por ello podemos decir que sea una persona sedentaria, aunque es frecuente que ambos conceptos se asocien en una misma persona.

Para ello, es aconsejable tener un estilo de vida saludable, que según la OMS son una “forma general de vida basada en la interacción entre las condiciones de vida en un sentido amplio y los patrones individuales de conducta determinados por factores socioculturales y características personales”.

En otras palabras, llevar una vida saludable ayuda a prevenir ciertas condiciones de salud, como las enfermedades del corazón, la apoplejía y la hipertensión arterial. Por ello, una alimentación saludable, unido al ejercicio diario, pueden ser claves, para mantener el colesterol y la presión arterial, en los niveles correctos.

La falta de ejercicio físico predispone a sufrir sobrepeso, además del llamado trío de principales enemigos de la salud cardiovascular: hipertensión, colesterol elevado y diabetes.  La Unidad de Angiología y Cirugía Vascular del hospital Viamed Montecanal pone a disposición del paciente un servicio de atención integral, cuyo objetivo es la satisfacción y la resolución efectiva de los problemas de salud vascular, ofreciendo lo antes posible un diagnóstico y tratamiento.

El envejecimiento progresivo de la población, combinado con un aumento de los factores de riesgo cardio-vascular, el sedentarismo y el estrés de la sociedad actual, hacen que sea frecuente la aparición de enfermedades vasculares y la prevención es el mejor tratamiento en estos casos, si se detectan a tiempo pueden corregirse en la mayoría de los casos.

Comparte este Artículo, elige tu plataforma

  • Categories