· 5 de octubre de 2020Categorías: Psicologia

El miedo a operarse es muy común. A todos en mayor o menor medida nos asusta la palabra quirófano, y es normal, ya que no es una experiencia que agrade a nadie.

El principal problema está en que mucha gente tiende a pensar que en el quirófano siempre pasan cosas malas. Seguro que alguna vez has escuchado decir a alguien: “Verás cómo me encuentran otros problemas durante la operación y se complica todo”.

¿Y si en vez de tener un pensamiento negativo antes de entrar al quirófano lo cambiamos por uno positivo? ¿Por qué no en vez de pensar que van a surgir complicaciones pensamos que los médicos están ahí para ayudarnos a tener una vida mejor?

En este post os mostramos varias razones para ser positivos y no tener miedo al quirófano.

 

Miedo al quirófano

Miedo al quirófano

Razones por las que no tener miedo al quirófano

El quirófano es un lugar seguro: Lo primero que hay que pensar siempre es que el quirófano es un lugar seguro y el único fin que tiene es salvar vidas. Además, es importante tener en cuenta que el equipo que nos acompaña son expertos y saben perfectamente lo que hacen.

-Evitar pensar que pueden surgir complicaciones: Este punto muchas veces es inevitable, y por ello hay que tener en cuenta que el quirófano es un ambiente estéril, donde está todo el material y los fármacos necesarios que el paciente necesita. Si tiene que surgir una complicación, mejor que surja ahí y que se pueda solucionar a que surja más tarde cuando te den el alta hospitalaria.

-Los cirujanos son especialistas expertos: Nunca hay que olvidar que las personas que nos van a tratar en la operación son expertos y están perfectamente preparados para ello, sino, no estarían ahí. Es importante intentar buscar un hospital referente en la patología que te van a tratar con trayectoria para que estés mucho más tranquilo.

-El personal del hospital va a estar a tu lado en todo momento: Antes de operarse a todos nos surgen infinitas dudas, queremos saberlo todo y para eso están los médicos. Ellos van a estar en todo momento para informar y resolver todas las dudas que puedan surgir y de esta manera poder estar más tranquilo antes de la operación.

En definitiva, lo más importante es tener una actitud positiva. Si tenemos en cuenta todos los puntos mencionados y elegimos a un hospital con garantías, poco a poco irá desapareciendo el miedo a entrar en el quirófano.

 

 

Comparte este Artículo, elige tu plataforma

  • Categories