· 11 de febrero de 2022Categorías: Ginecología y obstetricía

El embarazo es una etapa para disfrutar, pero también para cuidarse y si sufres obesidad es especialmente importante el cuidado antes, durante y después del embrazo. Tener un alto índice de masa corporal puede ser perjudicial para ti pero también para tu bebé. Es importante tener en cuenta las posibles complicaciones que pueden surgir y seguir las recomendaciones de los especialistas para tener un embarazo lo más saludable posible.

También es importante saber que un índice alto de masa corporal puede afectar a la capacidad de conseguir un embarazo ya que impide una ovulación normal y puede afectar a unos resultados satisfactorios con la fertilización in vitro.

Riesgos para las mujeres embarazadas que sufren obesidad

Las mujeres que tiene sobrepeso durante el embarazo suelen sufrir algunas alteraciones como presión arterial alta, mayor riesgo de aborto espontáneo, diabetes gestacional y una mayor probabilidad de parto por cesárea.

Para evitar excesivas complicaciones durante la gestación será necesario llevar a cabo controles de seguimiento exhaustivo, especialmente para la detección precoz de la diabetes gestacional. Generalmente este control de detección llamado prueba de tolerancia a la glucosa se realiza entre la semana 24 – 28 de embarazo. Pero en el caso de embarazos de riesgo, como el de una madre con obesidad, es recomendable realizar estos controles en las primeras visitas al ginecólogo.

Si los resultados de estas primeras pruebas están dentro de los parámetros normales, las pruebas se repetirán entre las semanas 24-28 de gestación. Pero la diabetes no es solo recomendable revisarla durante el embarazo, dado que es muy probable que mujeres embarazadas que desarrollan diabetes gestacional tengan más riesgo de desarrollar obesidad tipo 2 después del embarazo y de forma permanente.

Riesgos para el feto relacionados con la obesidad de la madre

Los fetos que se desarrollan en mujeres con sobrepeso tienen más riesgo de tener problemas de salud. Existen mayores probabilidades de que existan malformaciones y también aumentan las probabilidades de que desarrollen alguna enfermedad cardíaca.

Además, si la madre ha sufrido diabetes gestacional puede causar problemas, como niveles bajos de azúcar, un gran tamaño que podría ser perjudicial para el parto, niveles altos de bilirrubina y además es probable que desarrollen diabetes tipo 2 durante su vida.

Debido al aumento de caso de obesidad entre la población, es aconsejable para todas las mujeres que quieran quedarse embarazadas buscar asesoramiento si es posible previo al embarazo tanto con un experto en nutrición o endocrino como de un especialista en ginecología, ambos profesionales los puedes encontrar en nuestro hospital de Santa Ángela.

En cualquier caso para tener un embarazo lo más saludable posible es recomendable tener hábitos de vida saludable, mantenerse activas, evitar fumar y tomar bebidas alcohólicas y aumentar la cantidad de peso adecuado siempre bajo el control de nuestro médico.

 

Comparte este Artículo, elige tu plataforma

  • Categories