· 3 de septiembre de 2020Categorías: Dermatología, Patologias

Uno de los temas que más preocupa tras el confinamiento es el estado de la piel. La gran mayoría de gente ha notado cambios en su piel, y es normal, ya que han sido largos meses sin tener contacto directo con medios ambientales como por ejemplo el sol, y eso ha perjudicado mucho a la piel.

cuidar la piel después del Covid 19

cuidar la piel después del Covid 19

El cuidado de la piel siempre es algo primordial, pero este año por la situación que se ha vivido, hay que cuidarla aún más. Durante el confinamiento muchas personas han ido notando como su piel se secaba más, estaba más sensible e incluso le salían pequeños granos que habitualmente no tienen. Tras el verano, es posible que hayas recuperado el estado habitual de tu piel, sin embargo, en este post podrás encontrar recomendaciones de cómo cuidar la piel ahora que vamos a estar menos expuestos al sol y, quizá, tengamos que pasar periodos largos sin salir.

 

Recomendaciones de cómo cuidarse la piel

– En primer lugar, como ya se ha indicado, la piel necesita tener contacto directo con medios ambientales. El sol es una fuente de vitamina D muy necesaria para nuestra piel y es necesario para que el sistema inmune funcione bien. Desde el momento que se pudo salir a la calle, han sido muchas personas las que han tenido que acudir a dermatólogos por graves quemaduras del sol. Para evitar que pase esto, hay que tomar el sol de manera gradual y progresiva y siempre con protector solar. Una buena hora para tomar el sol y evitar quemaduras, es a primera hora de la mañana o a ultima hora de la tarde.

– En segundo lugar, es importante tener una rutina diaria para la piel. Por ejemplo, para el cuidado facial, lavarse la cara dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche. Esto evitará la grasa y en consecuencia el acné. Y para el cuidado corporal, hidratarse siempre la piel después de la ducha con una crema corporal.

Beber mucha agua a lo largo del día es esencial por múltiples razones, entre ellas, evitar que la piel se reseque. Un mínimo de 8 vasos diarios ayudará a que tu piel esté más hidratada.

Comer mucha fruta y verdura. El descontrol con las comidas en verano o incluso los fines de semana repercute de manera negativa en la piel. Es importante recuperar los buenos hábitos y comer mucha fruta y verdura, ya que son alimentos llenos de vitaminas y antioxidantes y son un gran beneficio para la piel.

Dormir entre 7 y 9 horas. No dormir bien hace que nuestra piel se muestre opaca y pálida. Además, es muy probable que aparezcan las temidas ojeras y que nuestra piel no luzca tan brillante como tras una noche de sueño reparadora.

-Por último, hacer ejercicio. Se debe hacer ejercicio por lo menos 3 veces a la semana, de esta manera se eliminarán las toxinas de la piel y ésta lucirá mucho mejor.

Con estos consejos, tu piel estará firme y cuidada. Recuerda usar crema solar protectora siempre, ya sea invierno o verano para evitar quemaduras y la posible aparición de manchas por la exposición solar. En este post te contamos con proteger tu piel sin renunciar al sol.

Comparte este Artículo, elige tu plataforma