· 24 de agosto de 2022Categorías: Cardiologia

La enfermedad de Kawasaki es una afección poco común, presente en los niños, y que produce la inflamación de los vasos sanguíneos. Además, el problema afecta las membranas mucosas, los ganglios linfáticos, las paredes de los vasos sanguíneos y el corazón.

Aunque es una enfermedad rara, es más frecuente en Japón y en niños que en niñas. Asimismo, la mayoría de los niños que la padecen tienen menos de 5 años.

¿Cuáles son las causas de la Enfermedad de Kawasaki?

La causa de esta enfermedad se desconoce, aunque se cree que puede tratarse de un trastorno autoinmunitario. También se cree que el componente genético es importante.

¿Qué síntomas se presentan en esta enfermedad?

El primer síntoma que normalmente se nota en la enfermedad de Kawasaki es la fiebre alta que no desaparece (dura al menos 5 días y no desaparece con la toma de paracetamol e ibuprofeno).

No obstante, existen otros síntomas que pueden alertarnos de que estamos ante la Enfermedad de Kawasaki:

  • Ojos inyectados en sangre.
  • Labios rojos brillantes, con grietas.
  • Membranas mucosas rojas en la boca.
  • Lengua muy roja, con una capa blanca o con protuberancias rojas.
  • Palmas de las manos y plantas de los pies rojas e hinchadas.
  • Erupción cutánea.
  • Descamación de la piel en la zona genital, en las manos y en los pies.
  • Inflamación de ganglios linfáticos del cuello.
  • Inflamación y dolor articular.
  • Irritabilidad.
  • Diarrea, vómitos y dolor en el abdomen.
  • Tos y moqueo nasal.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad?

Normalmente, la enfermedad se diagnostica cuando el niño presenta varios de estos síntomas. De hecho, se aconseja que todos los niños que presenten fiebre durante más de 5 días, acudan a su médico para que pueda realizar las pruebas pertinentes en busca de la Enfermedad de Kawasaki o cualquier otra patología.

Así, las pruebas que se realizan habitualmente incluyen: radiografía de torax, conteo sanguíneo, proteína C reactiva (PCR), tasa de sedimentación eritrocítica (ESR), conocer los niveles de ferritina, albúmina y transaminasa en suero, análisis de orina, ecocardiografía y electrocardiograma.

Tratamiento para la Enfermedad de Kawasaki

Los niños que presenten esta enfermedad deben recibir tratamiento hospitalario, con el objetivo de prevenir cualquier daño mayor en las arterias coronarias y al corazón. De hecho, si no se trata puede acabar causando aneurismas coronarios.

Lo primero que se hace es administrar de forma intravenosa gammaglobulina y ácido acetilsalicílico. Normalmente, con este tratamiento el niño mejora en 24 horas. Si la enfermedad se detecta a tiempo, la mayoría de los niños se recuperan por completo.

En el caso de que se lleguen a producir aneurismas múltiples gigantes se puede recurrir a la anticoagulación.

Comparte este Artículo, elige tu plataforma

  • Categories