· 31 de agosto de 2022Categorías: Ginecologia y Obstetricia

La citología cérvico-vaginal o Prueba de Papanicolau es el examen que se realiza para detectar el cáncer de cuello de útero. Durante la prueba se toma una muestra de las células de la abertura del cuello uterino, para poder analizarlas y determinar si hay alguna anomalía.

El examen se realiza con la paciente tumbada en una camilla, con las piernas colocadas en los estribos. El ginecólogo introduce un aparato llamado espéculo dentro de la vagina para abrirlas ligeramente y poder observar el interior de la vagina. Con ayuda de un bastoncillo largo, se raspan células del cuello del útero.

La citología no necesita preparación previa, pero sí es importante informar a nuestro ginecólogo sobre los medicamentos que estamos tomando. Algunos anticonceptivos pueden alterar el resultado de la prueba. Asimismo, debemos informar con anterioridad si alguna vez hemos tenido algún resultado anormal en una citología o si podría estar embarazada.

Por otro lado, 24 horas antes de realizarse la prueba se debe evitar realizarse duchas vaginales, tener relaciones sexuales o usar tampones. Es preferible no realizar la citología mientras se tiene el periodo, porque puede alterar los resultados.

Esta prueba suele ser indolora, aunque algunas mujeres pueden sentir una pequeña molestia o presión durante la realización de la misma. No obstante, la citología dura muy poco tiempo, apenas un par de minutos.

¿Por qué puede realizarme el ginecólogo una citología?

El Papanicolaou se utiliza para detectar el cáncer de cuello uterino. Se realiza de forma habitual, porque este tipo de cáncer tiene un muy buen porcentaje de curación cuando se detecta a tiempo. Por ello, se realiza de forma rutinaria, normalmente cada año (o cuando determine el ginecólogo, dependiendo de cada caso), con el objetivo de descartar lesiones en las células del cuello del útero.

Las lesiones normalmente están causadas por el virus del papiloma humano (VPH), con riesgo de convertirse en cáncer.

Se recomienda empezar a realizarse citologías con 21 años.

Comparte este Artículo, elige tu plataforma

  • Categories