· 28 de enero de 2022Categorías: Chequeos Médicos, Oftalmologia

Sabemos que cuidar nuestro cuerpo es importante y por eso realizamos revisiones médicas periódicas cada una de ellas en su especialista correspondiente, dermatología, ginecología etc. Pero muchas veces nos olvidamos de cuidar nuestra visión ocular, la cual también tenemos que revisar anualmente tanto los adultos como los niños. Estas revisiones periódicas nos permitirán poder conocer a tiempo posibles lesiones oculares y poder corregirlas lo antes posible.

Pero cuando llega el momento de nuestra revisión, nos suele entrar la duda sobre a qué profesional tenemos que acudir ¿debemos pedir cita en un oftalmólogo o un oculista? Resulta paradójica esta confusión  porque tanto oculista como oftalmólogo son sinónimos, ambos profesionales se encargan de diagnosticar enfermedades de los ojos y ambos son médico licenciados. La confusión ha sido generada a lo largo del tiempo porque se han mantenido sus dos orígenes etimológicos, una proviene del griego, oftalmólogo y la otra del latín, oculista.

Donde existe una verdadera diferencia no es entre oftalmólogo y oculista sino con el óptico u optometrista, quien también es un profesional que trata la visión, pero no está licenciados en medicina. Por lo tanto la principal diferencia entre oculista y óptico es su formación. Sin embargo la relación entre ambas especialidades es muy cercana, dado que muchos optometristas trabajan en consultas médicas y también intervienen en operaciones quirúrgicas. Aunque mayoritariamente los optometristas trabajan en ópticas donde se encargan de graduar la visión o detectar defectos refractivos para su posterior corrección con gafas o lentes de contacto.  Y también son los encargados de realizar terapia visual.

Normalmente para cualquier revisión oftalmológica el paciente encontrará un equipo multidisciplinar formado tanto por oftalmólogos como por optometristas que harán una evaluación completa de la salud de la visión. El trabajo de unos complementa al de los otros con el fin de detectar cualquier patología ocular.

Debido a la gran importancia que tiene la visión, la especialidad de oftalmología ha sufrido un gran progreso e impulso en los últimos años, por eso en nuestros hospitales además de contar con los mejores especialistas contamos con la mejor tecnología que nos permite tratar todas las enfermedades relacionadas con la visión: farmacológicos, ópticos y quirúrgicos. Entre ellas el glaucoma, una enfermedad silenciosa cuyo pronóstico precoz puede ser determinante. Aunque sin duda, una de las enfermedades que más estamos tratando en oftalmología es la miopía, dado que actualmente nos encontramos ante una  “epidemia de miopía” especialmente entre los más pequeños debido en gran parte al incontrolado uso de las pantallas.

Por ello y para evitar el empeoramiento de nuestra salud visual, recomendamos incluir una revisión de la visión al menos una vez al año.

 

 

 

Comparte este Artículo, elige tu plataforma