Viamed Montecanal primer hospital privado de Zaragoza en implantar una novedosa técnica para reducir la próstata

11 Abril, 2019

Esta técnica de hidroablación, denominada Rezum, consiste en inyectar mediante un cistoscopio vapor de agua para tratar la Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP) de forma rápida y segura preservando la función sexual. La intervención dirigida por los urólogos Carlos y Jorge Rioja y los anestesistas Juan Muñoz-Mingarro y Pablo Baltanas, ha concluido con éxito. Con la incorporación de esta nueva tecnología, la Unidad de Urología de Viamed Montecanal se convierte en pieza clave en la modernización e innovación de los servicios del hospital.

El hospital Viamed Montecanal realizó esta semana una de las intervenciones más pioneras a nivel nacional en materia de urología, convirtiéndose así en el primer hospital privado de Zaragoza en utilizar vapor de agua para tratar la Hiperplasia Benigna de Próstata. Esta técnica mínimamente invasiva denominada Rezum es muy efectiva y está casi exenta de complicaciones. La operación, que concluyó con éxito, estuvo dirigida por los urólogos Carlos Rioja y Jorge Rioja y los anestesistas Juan Muñoz-Mingarro y Pablo Baltanas.

Intervención mínimamente invasiva para la HPB

Alrededor de más de 5 millones de hombres en España se ven afectados por la hiperplasia benigna de próstata, el crecimiento no cancerígeno de la glándula prostática que rodea la uretra, que supone el tumor benigno más frecuente en el varón. A diferencia de las técnicas convencionales, esta técnica supone un gran avance en los tratamientos para la hiperplasia benigna de próstata y una esperanza para los hombres con esta patología a los que les preocupa la preservación de su función eyaculatoria.

La operación tuvo lugar el pasado 9 de abril, en el hospital Viamed Montecanal de Zaragoza a dos pacientes de 54 años y 60 años respectivamente, que presentaban ambos una HBP con un volumen prostático por debajo de 80 c.c.  Esta intervención para tratar la HBP, que apenas acaba de comenzar en España, consiste en inyectar mediante un citoscopio, vapor de agua en la próstata, que, mediante una difusión del calor por convección, provoca la necrosis del tejido (muerte celular) que produce la Hiperplasia benigna de próstata, y que posteriormente será eliminado por el propio cuerpo. Manteniendo el resto de estructuras, de esta forma, se evitan los problemas ocasionados por el crecimiento de la próstata en el paciente. “Este tratamiento está dirigido a pacientes con HBP que quieran orinar con normalidad y mejorar su calidad de vida, pero sin perder función eyaculatoria, aunque no recomendamos esta técnica en próstatas que superen los 80 gramos.” Explica el Dr. Jorge Rioja.

Ventajas de la técnica Rezum

El procedimiento se realiza en quirófano de manera ambulatoria y con una sedación o anestesia local, con una duración aproxima de 5 minutos.  Posteriormente el paciente deberá llevar una sonda vesical durante 3 días hasta que vuelve a la normalidad. Cabe destacar que la tasa de complicaciones es muy baja, y son sobre todo inconvenientes muy leves como dolor al orinar o una leve hematuria. 

Por otro lado, el tratamiento hace efecto en unos 3 meses, periodo tras el cual la próstata se ha reducido y recupera su función.  Además, al no involucrar ninguna otra estructura, no tiene efectos sobre la función eréctil, ni sobre la eyaculación, ni tampoco sobre la continencia.

 

Para ver el vídeo pinche aquí