Parkinson en personas mayores

prevención parkinson en ancianos

7 Agosto, 2019

Según la Sociedad Española de Neurología (SEN) en España el 70 % de los pacientes diagnosticados con Parkinson superan los 65 años.

La neuróloga del hospital Viamed Los Manzanos Belinda Matute nos expone cómo se trata esta enfermedad en enfermos con edad más avanzada.

¿Hay diferencias con respecto a pacientes más jóvenes? ¿Alguna complicación con medicación (u otras técnicas de cuidado) asociada a la edad avanzada?
La EP es una enfermedad neurodegenerativa crónica y progresiva. La levodopa es el fármaco antiparkinsoniano más eficaz disponible, aunque su uso precoz influye en la presencia de complicaciones motoras y discinesias.

Además del uso precoz de levodopa tanto el grado de denervación estriatal como a la edad de aparición de los síntomas van a influir en la aparición de complicaciones. Así, en pacientes jóvenes, el uso precoz de levodopa favorece la aparición temprana de discinesias y fluctuaciones. Y en pacientes más ancianos, otros fármacos antidopaminérgicos, especialmente agonistas, pueden inducir cuadros confusionales, alucinaciones e hipotensión ortostática.

En situaciones de Parkinson avanzado la terapia quirúrgica (estimulación cerebral profunda) no se recomienda en pacientes mayores de 75-75 años. La demencia que a veces se asocia a pacientes de mayor edad contraindica la cirugía. En el caso de otras terapias de segunda línea de Parkinson avanzado (duodopa en infusión continua y/o apomorfina sc) no existe contraindicación por motivos de edad.

¿Existe alguna forma de prevenir esta enfermedad?
Los hábitos de vida saludable, dieta mediterránea, el control de factores de riesgo cardiovascular, una vida social activa y el ejercicio físico regular ayudan de forma global a la prevención de las enfermedades neurodegenerativas.

¿Cómo se presenta el futuro de la lucha de la EP?
En los últimos años se ha avanzado notablemente en el tratamiento sintomático de los enfermos de Parkinson avanzado, con nuevas terapias que incluyen estimulación cerebral profunda, duodopa y apomorfina en infusión. Tenemos que recordar que ninguno de los fármacos comercializados hasta el momento actual son capaces de modificar el curso de la enfermedad, son únicamente tratamientos sintomáticos.

Pautas que se pueden seguir para mejorar la calidad de vida de un enfermo anciano de Parkinson
En primer lugar, acudir regularmente a su neurólogo y tomar la medicación de forma correcta. Recordar que el tratamiento
con dopamina (madopar, sinemet, stalevo) debe tomarse media hora antes de las comidas, ya que mejora su absorción. Recomendable también es dirigirse a Asociaciones de Enfermos de Parkinson, ya que un conocimiento mayor de la enfermedad ayuda a sobrellevar mejor dicha patología tanto a los pacientes como a los familiares.

Para los enfermos, evitar barreras arquitectónicas en el domicilio para prevenir caídas, intentar mantener la mayor autonomía personal posible, hacer ejercicio de forma regular, adaptado a la situación clínica de cada paciente y la estimulación cognitiva.