“Un chequeo con el neurólogo es esencial para diagnosticar Parkinson ante cualquier síntoma por leve que sea”

sintomas del parkinson

7 Agosto, 2019

Se trata de una dolencia que afecta al menos a 150.000 personas en España y de la que estima hay un 30% de afectados sin diagnosticar.

El doctor Javier Abril Jaramillo, coordinador del área de trastornos de movimiento en centro de Neurología Avanzada del hospital Viamed Santa Ángela de la Cruz, nos explica los detalles de la Enfermedad de Parkinson (EP).

¿En qué consiste la EP?
Es un trastorno neurodegenerativo cada vez más frecuente en la población española y mundial, cuya afectación se presenta a nivel cerebral y en otros órganos. Presenta síntomas que pueden ser prodrómicos -surgen años antes del diagnóstico de la enfermedad-, como estreñimiento, pérdida del olfato, depresión o trastornos del sueño, entre otros más conocidos como el temblor en extremidades o la rigidez corporal.

A pesar de todos los avances de la neurología sigue siendo una gran desconocida. ¿Cuáles son las causas más probables que la desencadenan?
No existe una causa establecida al día de hoy para la mayoría de pacientes. En unos pocos pacientes con un debut muy temprano, por debajo de los 35-40 años, y con algún familiar afectado -que se relaciona con parkinsonismo genético- se están descubriendo más genes relacionados con la Enfermedad de Parkinson. Por otro lado, la exposición a tóxicos o ambientales puede tener también cierta relación, sin llegar a ser directa.

¿Qué pruebas se realizan para detectar esta enfermedad?
Los neurólogos insistimos en que el diagnóstico es puramente clínico. Sin embargo, tomamos en cuenta un TAC o RM craneal para descartar lesiones vasculares que causen síntomas parkinsonianos o signos que relacionemos con parkinsonismos atípicos. Existen pruebas de medicina nuclear, como el SPECT 18Ioflupano y sobre todo un PET de F-DOPA, que tiene mayor sensibilidad y especificidad hacia el diagnóstico. También están los test con fármacos -L dopa o apomorfina- que ayudan a su confirmación diagnóstica.

¿Cuáles son los retos o dificultades a los que se enfrentan para un correcto diagnóstico de la Enfermedad de Parkinson?
La dificultad en el acceso a las pruebas para un correcto diagnóstico diferencial, que dependerá del centro hospitalario o incluso la falta de neurólogos en los mismos. Sabemos que existen muchos pacientes no diagnosticados con la enfermedad por tener síntomas leves o no ser valorados por el especialista de su zona.

¿Qué sectores de la población tienen más riesgo de padecerla?
La EP puede tener un debut por debajo de los 40 años, aunque la prevalencia mayor está a partir de los 60 años hasta pacientes con debut tardío sobre los 70-75 años. En España al menos a 150.000 personas sufren Parkinson; la prevalencia se estima en 0.3% de la población general, siendo el 1% en mayores de 60 años. Se sabe que es más frecuente en hombres que en mujeres -de 1.5 a 2 veces mayor-, probablemente por el factor hormonal protector de los estrógenos, como sugieren algunos estudios. Es de considerar que hay muy pocos pacientes que tienen temblor esencial de muchos años y pueden desarrollar Parkinson,
pero son casos muy puntuales y deben ser valorados por su neurólogo.

Se estima que hay un 30% de afectados sin diagnosticar. ¿Se puede hacer algo para reducir esta cifra?
Se hace poca prevención en salud y es un concepto importante; el médico no solo está para cuando tenemos síntomas. La posibilidad de hacer chequeos neurológicos debe estar abierta desde el médico de cabecera hasta el especialista, como hacemos a través del nuestro centro.

1 de cada 10 nuevos casos en España de EP tiene menos de 50 años, según la Federación Española de Parkinson; es lo que se denomina Parkinson de inicio temprano (EPIT). ¿Qué diferencias hay respecto a la EP avanzada?
Además de los síntomas clásicos como rigidez, temblor, bradicinesia/acinesia, está la ausencia o poca afectación cognitiva o axial, la aparición más temprana de las fluctuaciones motoras y la discinesias, así como cambios en la esfera anímica. Por otro lado, la asociación con genes en pacientes con Parkinson de inicio temprano es más frecuente, que se puedan encontrar genes alterados como como la parkina y Park 1, 2,6, 7 y LRRK2.

¿Cuál es el método habitual para combatirla?
La enfermedad pasa por una fase en la que existe una mejoría de los síntomas con dosis bajas y para ello se busca el mejor perfil dentro de los más de 10 fármacos que existen para el tratamiento de la enfermedad. Es importante tener en cuenta las enfermedades concomitantes como depresión, ansiedad, trastornos del sueño o de control del impulso y decidir el mejor tratamiento combinado para los síntomas de cada paciente.

Y cuándo los tratamientos no hacen efecto, ¿cómo se aborda esta enfermedad?
Existe un período, entre 3-5 años, donde muchos pacientes empeoran y los fármacos tienen menos efecto. Se producen lo que se denomina fluctuaciones de la enfermedad, con bloqueos de la marcha o estados denominados off con síntomas de lentitud y mayor temblor. Nos enfrentamos aquí a un nuevo estadio de la enfermedad para el cual existen terapias avanzadas, como las bombas de medicación de duodopa o de apomorfina.

Por otro lado, actualmente disponemos en nuestro centro de una cirugía de Parkinson, que cuenta con más de 10 años de experiencia en el grupo. Consiste en la colocación de dos estimuladores a nivel cerebral en una u otra diana, según la sintomatología predominante, consiguiendo una mejora en temblor, rigidez y lentitud de marcha, pero también en el estado de ánimo, ansiedad y otros síntomas no motores. Además, permiten reducir, y en algún caso eliminar, la medicación oral. Con esta cirugía se consigue aumentar la calidad de vida entre 7 y 10 años más.

Santa Ángela de la Cruz ha lanzado la campaña “Que no te tiemble el pulso frente al Parkinson”, ¿cuál es su objetivo?
El objetivo es presentar un vídeo testimonial en el que varios pacientes cuentan cómo es su día a día con esta enfermedad y cómo le ha cambiado su vida el tratamiento con terapias avanzadas. Con ello se busca un diagnóstico más temprano de la enfermedad invitando a los pacientes a que consulten cualquier síntoma asociado. Hay que tener en cuenta que en los próximos 20 años será una enfermedad más prevalente, pero sabremos también reconocer mejor las situaciones asociadas a ella. Además, la campaña busca optimizar el tratamiento para mejorar los síntomas y el aumento de la calidad de vida cuidando la salud mental y física de los pacientes.