Hoy conocemos a Rosa Chacartegui, Directora de RRHH de Viamed Monegal

5 Abril, 2019

Rosa Chacartegui, Directora de RRHH del hospital Viamed Monegal, se define a sí misma como una apasionada de su trabajo como enfermera, muy comprometida con su profesión y con carácter.

Rosa conoce a la perfección el hospital tarraconense, lleva formando parte de su plantilla más de 40 años, que se le han pasado volando, pues según su percepción parece que fue ayer cuando pisó por primera vez Monegal. No obstante, toda esa experiencia y madurez se nota en su trabajo, manteniendo una actitud ejemplar, intentando ofrecer siempre su mejor versión y llevando a cabo retos que su profesión le marca a diario.

Al igual que muchos profesionales de Viamed, Chacartegui comparte la opinión de que una de las mayores ventajas de trabajar en un hospital así es la cercanía con la gente. “Es un hospital muy acogedor que te permite integrarte más en el entorno del paciente, algo muy familiar. Además, como llevo tantos años trabajando, vienen personas que me conocen desde que empecé y que ahora vienen ya con sus hijos a los que he visto nacer, para después ser padres” explica.

Dentro de sus labores, para Rosa la parte más satisfactoria es aquella en la que se presenta un caso de un paciente muy complicado, pero que, a base de esfuerzos por parte de todo el personal, sale adelante. Mientras que la parte más negativa es cuando a pesar de todos los esfuerzos puestos en solucionar el problema, termina con un desenlace fatídico para el paciente.

El trabajo que se realiza en Monegal siempre es en equipo y con un trato muy personalizado, por ello cada paciente que entra supone una implicación por parte de todo el hospital.  Rosa recuerda uno de los que más le marco: “Era una persona joven, de 40-50 años, diagnosticada de cáncer de pulmón, en fase terminal solo en la habitación y pidiendo que le diera aire para poder respirar, a pesar de llevar oxígeno, la impotencia que te crea esta situación es terrible y más cuando eres joven como aquel paciente. En ese caso solo te queda darle el consuelo de tu presencia y cogerlo de la mano, una tarea fundamental de la enfermería” concluye.