Hoy conocemos a Montse Rincón Conradi, Coordinadora de Admisión de Viamed Santa Ángela de la Cruz

14 Febrero, 2020

Montse Rincón es la coordinadora de admisión de Viamed Santa Ángela de la Cruz. Esta sevillana lleva formando parte del equipo de Viamed desde que abrió sus puertas, en 2010, por tanto, se conoce a la perfección cada rincón de este hospital.

Durante todo este tiempo, Montse ha demostrado su gran compañerismo con el resto del departamento, sus incansables ganas de trabajar y su humildad, ante todo. Siempre dispuesta a aprender.   “Quiero seguir creciendo en la empresa, aprender cada día labores nuevas, colaborar en los nuevos proyectos y seguir elaborando mi trabajo como hasta ahora” añade.

Dentro de las ventajas de trabajar en un hospital como Viamed, Montse destaca la posibilidad que tiene aprender cada día algo de la medicina. “Considero que es la profesión más importante y de la cual yo he adquirido algunos pequeños conocimientos. Los profesionales médicos y enfermeros te enseñan a saber de las enfermedades, patologías, curación, y el avance que día a día se consigue con las investigaciones. Otra ventaja es trabajar con amigos que tenía en mi vida privada antes de entrar en Viamed y con aquellas otras compañeras que se han convertido en grandes amigas dentro y fuera, en definitiva, contar un apoyo así todos los días es un gran privilegio” explica.

Durante todo el tiempo que lleva trabajando en este hospital se ha encontrado con pacientes de muy distinta índole.  En palabras de Montse: “Recuerdo conocer a una buena persona que por diferentes motivos ha estado mucho tiempo en el hospital, primero con su madre y luego con su hijo. Una mujer educada, cariñosa y amable. Hizo que me volcase con ambos ingresos de sus familiares. Llegué a sentir mucho su historia y le tengo un gran aprecio.” Pero no todo ha sido un camino de rosas para ella, pues se ha tenido que enfrentar a situaciones desagradables como esta. “Discutí fuertemente con un paciente, porque no traía la autorización para una prueba médica.  Me levantó la voz, me trato mal, sin respeto, no tenía razón, no comprendía que hacía mi trabajo y me hizo pasar un mal rato, pero a día de hoy lo recuerdo como una anécdota que me hace reír”.  Concluye.