En los últimos años ha aumentado el número de parejas con problemas de fertilidad. Muchas de estas parejas presentan a menudo revisiones ginecológicas y pruebas médicas dentro de la normalidad, no pudiéndose determinar la causa o el origen de su infertilidad. Cada vez más estudios científicos profundizan en la vía inmunológica, las alteraciones neuroendocrinas o la disfunción mitocondrial como posibles causas de esta infertilidad de origen desconocido.

La Unidad UFN es pionera en el estudio e investigación de estas posibles causas de infertilidad. Fruto del trabajo multidisciplinar del equipo médico y el laboratorio de investigación, hemos conseguido identificar un perfil de paciente donde es fácil encontrar estas alteraciones. La infertilidad aquí no sería una enfermedad en sí misma, sino un síntoma más de un cuadro más amplio. Todo ello nos ha llevado a desarrollar el Método UFN, mediante el cual se puede diagnosticar y tratar, de manera natural y no invasiva, estas desregulaciones. Se consigue así, en la mayoría de los casos, que estas parejas puedan tener hijos con normalidad, y sin tener que recurrir a técnicas artificiales. Además, este protocolo mejora de manera notable la calidad de vida de la mujer y de la pareja, ya que desaparecen otros síntomas asociados a este cuadro.

MÉTODO UFN
Con el paso del tiempo, la investigación y el aumento progresivo de parejas tratadas en la unidad, hemos ido mejorando nuestro conocimiento en la infertilidad de origen desconocido, lo que nos ha permitido desarrollar y perfeccionar nuestro protocolo de actuación o Método UFN.

METODOLOGÍA
Mediante esta metodología, una vez que se han descartado problemas médicos o ginecológicos, podemos descubrir alteraciones inmunológicas, desregulaciones del sistema neuroendocrino, disfunciones en las mitocondrias, alteraciones de la permeabilidad de las mucosas o sensibilidad a distintos estímulos (alimentarios, químicos, ambientales…). Éstos podrían estar provocando, en muchos casos, la infertilidad.

Una vez realizado el diagnóstico, y en función de los hallazgos, se inicia el tratamiento con un protocolo personalizado durante los siguientes meses. En todo momento, hay un seguimiento del equipo médico y de las coach o monitoras de la unidad. En algunas ocasionas los médicos pueden prescribir algún tratamiento farmacológico necesario, en función de la historia y antecedentes de la paciente. El protocolo aborda de manera integral a la mujer, recuperando su estado de salud y su mejor forma física, a la par que se tratan las alteraciones encontradas.

Equipo médico