Di NO a los malos humos del tabaco

ayuda para dejar de fumar

7 Agosto, 2019

Según la última encuesta EDADES publicada por el Ministerio de Sanidad, el consumo diario de tabaco alcanza al 34% de la población, 2 de cada 3 fumadores se ha plantado dejar de fumar y de estos 2 de cada 3 lo han intentado.

Para dejar de fumar es importante la motivación psicológica, por eso nos dirigimos a la doctora Maria Jose Butrón Canto, Psicóloga del hospital Viamed Bahía de Cádiz.

¿En qué casos llega un fumador a un psicólogo?
En la mayoría de las ocasiones el paciente acude al psicólogo derivado por otros especialistas como el neumólogo, cardiólogo, psiquiatra, tras un cuadro grave de salud, como por ejemplo un accidente cerebrovascular o cáncer de pulmón, entre otros.

¿De qué forma un psicólogo puede ayudar a una persona a dejar de fumar?
Actualmente, los psicólogos disponemos de técnicas reconocidas muy eficaces en el tratamiento del tabaquismo, concretamente, conductuales o cognitivo-conductuales. Mediante procedimientos aversivos, relajación, control de estímulos, reducción gradual de la ingestión de nicotina alquitrán, desensibilización sistemática, programas multicomponentes, etc.

Los fumadores dicen que el tabaco les relaja, les tranquiliza, entre otros “beneficios”, ¿cómo se “combate” esto? ¿Qué alternativas se les puede dar? ¿Cómo se les puede “convencer” de que no lo hagan?
Las investigaciones realizadas sobre estrés y tabaquismo indican que fumar aumenta la ansiedad y la tensión y no ayuda a las personas a relajarse como sienten y afirman los fumadores. Esta sensación de relajación inmediata es creada por la nicotina, pero la realidad es que es una sensación temporal y rápidamente se expresan los síntomas de abstinencia y malestar generalizado. Las alternativas que se les suele dar son técnicas de relajación, meditación, desensibilización sistemática, focalización y visualización en un futuro sin fumar, practicar deporte… Cuando el paciente viene a consulta, llega convencido para dejar de fumar.

¿Cómo se puede evitar recaer?
Hay que distinguir caída y recaída. Por caída, entendemos un proceso, conducta o evento que lleva a la aparición esporádica y momentánea del hábito previo, como puede ser encender un cigarrillo cuando ve a un amigo que hacía años que no veía. La recaída es volver a un nivel de hábito similar o desadaptativo; es decir, si antes fumaba dos cajetillas ahora fuma una. En la caída hay un claro control de la conducta y en la recaída una pérdida del control.

¿Qué se le puede decir a aquellos fumadores que lo han intentado y vuelven a recaer para intentarlo de nuevo?
Acude al psicólogo para dejar de fumar, te ayudaremos a aumentar tu voluntad, a cambiar de hábitos, a conseguir que dejes de fumar aplicando técnicas eficaces para que lo logres y te prepararemos para no recaer. Recuerda que la intervención psicológica es eficaz, si otros pueden ¡tú también lo conseguirás!