Al calor del sol de verano: oftalmología

9 Agosto, 2019

El sol, los cambios de temperatura, el cloro, la sal del mar, la arena … pueden crear muchas molestias en nuestros ojos. ¿Qué podemos hacer para prevenir lesiones y/o infecciones? El doctor Álvaro Montoya Medina, especialista en Oftalmología del hospital Viamed Monegal, nos da las claves para cuidar nuestra vista en verano.

¿Cuáles son las lesiones y/o infecciones oculares más habituales en verano?
Entre las alteraciones oculares más habituales en verano tenemos las conjuntivitis alérgicas, que las padecen aproximadamente el 20% de la población con síntomas como picor, lagrimeo y quemosis conjuntival. De hecho, frecuentemente se asocia la conjuntivitis con la rinitis.

Las conjuntivitis alérgicas aparecen con frecuencia en la infancia y mejora al cesar la acción del alérgeno. Es aconsejable evitar los alérgenos causantes, no tocar los ojos con las manos ni frotarlos, porque producen irritación.

También son frecuentes las conjuntivitis Infecciosas, que son favorecidas por las altas temperaturas y por no guardar las medidas higiénicas adecuadas. Las causas son microorganismos como hongos y virus. Entre los síntomas que presentan está el enrojecimiento conjuntival, amanecer con párpados pegados, formación de secreciones (que pueden ser purulentas o mucopurulentas en las infecciones bacterianas y por hongos; o acuosas y abundantes en forma de lagrimeo como en las infecciones víricas, dolor ocular y visión borrosa).

Resaltar que nunca se debe mirar el sol fijamente, ni siquiera unos segundos, porque produce una lesión macular
irreversible que puede conducir a la ceguera.

¿Recomienda salir a la calle siempre con gafas de sol? ¿También las pueden llevar los más pequeños de la casa?
Recomendamos salir a la calle siempre con gafas de sol a pacientes albinos (sin pigmentación iridiana ni retiniana) que se ven deslumbrados sobre todo por el sol. También a personas mayores que tienen cataratas, que empeoran por los rayos ultravioleta, que a su vez pueden acelerar o agravar la DMAE (la degeneración macular asociada a la edad) de la retina si la padecen, y además les producen deslumbramiento.

En cuanto a los niños pequeños, pueden usarlas si están justificadas por un oftalmólogo. Y en los adultos, si tienen ojos muy claros, alteraciones oculares de cualquier etiología, trabajadores que trabajan con materiales y herramientas que pueden afectar a la vista como son los soldadores, por ejemplo.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de comprar unas gafas de sol?
Principalmente, que sean adquiridas en una óptica y que tengan la garantía del fabricante. Hay que tener en cuenta a la hora de elegir los cristales que no sean muy oscuros, porque quitan visión. En este sentido, mejor comprobar la intensidad cromática en la puerta de la óptica y no en el interior, porque no entra el sol. Y, por último, que las gafas puedan filtrar los rayos ultravioleta para que no empeoren, como hemos dicho anteriormente, las cataratas y la degeneración macular asociada a la edad.

¿Para meterse al agua mejor con gafas de buceo? ¿Cómo afecta el cloro y el agua salada a los ojos?
Tanto el agua salada como sobre todo el cloro del agua de las piscinas, provocan una inflamación de la conjuntiva, favorecen las reacciones alérgicas oculares principalmente, y las infecciones conjuntivales secundariamente, debido a la masificación de las personas.

¿Qué podemos hacer cuando se nos llenan los ojos de arena (o de crema solar, por ejemplo)?
Recomendamos lavar los ojos, evertiendo (dando la vuelta a) los párpados superiores si es posible, con agua de botella a chorro continuo y luego acudir a un oftalmólogo por si pudiera haberse generado una lesión corneal.

¿Las lágrimas artificiales se pueden usar sin problemas cuando notamos el ojo seco?
Se pueden usar a cualquier edad y también cualquiera puede, cuando notamos sequedad ocular, aunque lo correcto es que vaya al oftalmólogo para que sea bien diagnosticado y lleve su evolución.

Verano es sinónimo de vacaciones y puede que nos pasemos también más tiempo delante del televisor, tablets, móviles … a veces incluso a pleno sol. ¿Cuál es el tiempo máximo recomendable?
De 1 a 3 horas, según casos, a veces incluso ver estos dispositivos a pleno sol es de 1 hora máximo. Y esto porque el deslumbramiento, si vemos con mucha luz, afecta tanto al confort de la persona como a su agudeza visual, que se ve disminuida. Además, puede producirse falta de concentración, cefaleas y falta de parpadeo, que produce sequedad ocular y visión borrosa.